Bienvenidos a DOING!

Hola a todos, soy Trini Llambías. Van a verme por aquí seguido, o todo lo seguido que pueda. Porque una de las cosas que más me gustan del mundo digital es la posibilidad de volcar nuestras ideas y compartirlas con el mundo. Les doy la bienvenida a este espacio de blog y les cuento de qué se trata todo esto…

¿Cómo y cuándo nace DOING?

Doing en sí nació a fines de 2018. La agencia ya existía previamente como NN. Éramos freelancers trabajando en conjunto. Y por qué no tener una identidad, un sentido de pertenencia. Creo que lo que más me gusta de la mayoría de los proyectos en los que me embarco es justamente eso, poder sentirme parte. No se si es algo que se aprende o que se hace naturalmente. Hay personas que les gusta el sentido identitario, el poder representar algo más.

¿Por qué DOING?

Brainstorming. Fue lo más difícil de todo, elegir un nombre que te represente. Hay gente que se rehusa a hacerlo. Yo no tenía miedo, creía que había algo que nos iba a identificar. Algunas de las palabras que salieron en el listado de nombres ya estaban tomados. Este al menos no. Qué es Doing. Para empezar, tiene una linda musicalidad. Suena bien.

La palabra Doing es «Haciendo». Yo me imagino como agencia que está en un constante «Work in progress», trabajo que no termina. Como la capacitación, que debe ser constante, el empeño por proponer creativamente y acompañar con la camiseta puesta también. Las jugadas magistrales de Maradona, y las pisadas y caños de Riquelme no fueron una única vez en la vida. Hay algunas que de tanta repetición salieron perfectas. O por el lugar y el momento.

Así que eso hacemos, entrenamos. Porque sabemos que hay cosas que van a ser rutinarias, cotidianas. Pero otras van a ser brillantes. Chispazos. Ideas buenas que alguien la sepa aprovechar. O habrán también algunas ideas buenas que quedarán en el tintero. También aprendemos a vivir con la frustración.

¿Por qué una Agencia Digital?

Siempre me gustó explorar cosas nuevas. El mundo digital plantea constantemente el amor/odio, el trabajo infinito, el desafío constante ante un mar de oportunidades. Pero también fue algo de casualidad.

En el año 2009, después de haber vivido un año afuera al terminar mis estudios de grado, empecé a buscar trabajo en Argentina. Me quería quedar acá, al menos por un tiempo. Y empezó el periplo de lo digital: una empresa de comunicación que ofrecía un servicio de monitoreo. Podía analizar miles de datos en simultáneo. Era fabuloso. Lo que puede ocurrir y cómo nace una ola que se puede hacer gigante en minutos. Allí además tuve la oportunidad de trabajar con grandes marcas, con políticos, con ámbitos que me divertían.

Luego, esta experiencia me ayudó con el siguiente paso. Una agencia digital en la que mi rol era el de Reporting. Me la pasaba analizando números y tratando de buscar la mejor manera de interpretarlos. Allí también hice de Community Manager, de Cuentas… era un poco comodín. Y a la par de todo esto, la docencia y ser alumna nuevamente. Pero me cansé de trabajar allí. Y empecé a dar el salto a la independencia. No se imaginen el «Freeedoooommm» de Mel Gibson en Braveheart. No, era bastante más timidón. Pasos pequeños, sumando confianza y experiencia.

Y aquí estoy, con canas como para haber acumulado un montón de confianza y de experiencia, pero con tintura para seguir camuflándolo, y con un espíritu de seguir aprendiendo a diario.

¿Cómo nació el logo?

Hay dos responsables acá. «Tosuta», o To, que fue quien lo llevó a la práctica. Una genia para diseño de logos. Y Lulú que fue la que no quizo agarrar el fierro caliente pero señaló a la especialista jaja.

Acá les muestro parte del proceso de cómo llegamos a lo que es hoy:

Hasta aquí la historia. De aquí en adelante, el momento en que estás y el futuro. Los encuentro por estos lares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *